viernes, 30 de diciembre de 2011

¡Feliz Año Nuevo!

Casi llego al mes sin publicar nada. Ya sabéis, las excusas de siempre, a la que añado la del cabreo continuo por las circunstancias político-económicas que nos está tocando vivir. Pero bueno, es navidad, y en este mi/vuestro blog no la había felicitado. ¡Gran error!

Espero que semejante olvido y dejación sea subsanable felicitando a todos el año nuevo, que esperemos, como siempre, que sea mejor que el anterior, lo que por un lado es fácil por lo horrible en líneas generales que ha sido 2011, pero por otro se antoja complicado por las perspectivas de futuro que nos augura el 2012. En cualquier caso, en el plano personal espero, seguro estoy de ello, que será un año maravilloso pues nacerá mi segunda hija, Sofía. Sin duda, lo mejor del 2011 ha sido ver cómo va creciendo Victoria, mi primogénita, y la noticia de que voy a ser padre por segunda vez, alegría que borra algunos malos momentos que hemos pasado en los primeros meses de embarazo. Acordándome de aquellos que nos han dejado, y dando gracias a Dios por los que aquí seguimos y los que vendrán,

os deseo a todos
¡Feliz Año Nuevo!


Y no, no se va a acabar el mundo, no os preocupéis ¡Pues no nos quedan año de hipoteca por pagar ni ná!

Para terminar mi felicitación, y dar la bienvenida al 2012, una tira de Garfield muy relacionada con uno de las frases más famosas del 2011.


Leer más...

miércoles, 30 de noviembre de 2011

¡Graaaa...!

Como me ha recordado un querido visitante en la entrada anterior, ya era hora de volver un poco al humor. Por eso, y antes de la próxima bajada de sueldo que espero para el viernes (y ojalá eso sea tó, tal y como están las cosas), aquí os dejo una recopilación de tontás que se ven por la web, casi todo fotos curiosas sacadas los últimos meses de la web WTF, que haríais bien en visitar cuando estéis de bajón como yo. La primera, en cambio, es muuuuuuy inquietante, y nos da poca esperanza en que España pueda salir de la crisis (no ya económica, sino educativa, cultural y moral), o, como poco, que tarde lo que indica la descarga de la segunda foto. ¡Y que al final siempre tenga que verlo tó negro (que no es lo mismo que ver tó lo negro)...!
























Leer más...

lunes, 28 de noviembre de 2011

Matías Noticias

Es poner las noticias en la tele y no darnos nada más que disgustos: el paro por las nubes, la prima de riesgo más arriba todavía, los recortes a la orden del día... Menos mal que por lo menos nos queda Matias Prats, que con sus juegos de palabras ha dado pie a que la gente le eche imaginación para la creación de titulares "noticiosos" que nos arrancan una sonrisa. Seguro que a más de uno le ha llegado alguno por mail. Aquí os dejo una recopilación de los que más me han gustado (en irden de menos a más absurdos)

























Leer más...

domingo, 6 de noviembre de 2011

La jueza Ángela Murillo y esta mierda de sociedad

Quiero ser muy breve con esta entrada. En los últimos días se ha creado cierta polémica por las palabras "robadas" por un micrófono indiscreto a la juez Ángela Murillo cuando mientras la viuda del concejal de UPN Juan José Múgica, asesinado por ETA, narraba al tribunal el sufrimiento vivido por ella y su familia, los imputados por tal asesinato, presentes en la sala, se reían y hacían chascarrillos entre ellos sin mostrar ningún tipo de empatía ni respeto. "Y encima se ríen estos cabrones", le dijo la jueza a un compañero. Todos los bienpensantes papanatas de esta mierda de país, donde hay que soportar que existan medios mafiosos colaboradores de la violencia como el Gara, que tituló esta noticia como "La jueza Murillo insulta a cuatro vascos", han salido a la palestra para criticar a la magistrada, quien por cierto no es "una cualquiera", pues fue la primera mujer en llegar a la Audiencia Nacional y la primera, igualmente, en presidir una de sus salas. Todos estos memos indecentes prefieren la frialdad, hipocresía y leguleya injusticia de esos grises jueces progres que dictan sus fallos desde su asumida superioridad moral, habitualmente aumentando el dolor de las víctimas y el regocijo de los criminales ante las leyes indignas y pervertidas que nos gobiernan, como podemos ver estos días en los juiciosn contra etarras o en el de Marta del Castillo. Éstos malsanos imbéciles prefieren jalear a jueces estrella que se saltan los derechos de los acusados instruyendo los casos como les viene en gana, o abriendo investigaciones más propias de historiadores que de jueces, eso sí, en el tiempo que le permiten sus bienpagados viajes por el extranjero. Como he prometido ser breve, dejo aquí la palabra al periodista Luis del Val, cuyo artículo del 6 de noviembre en La Razón, titulado "Almas bajo la toga", resume mi pensamiento sobre este asunto en sus líneas finales:

"el legalismo olvida que impartir justicia no es la aplicación de un sistema parecido al métrico decimal, sino la salvaguarda de unos valores que nos permitan mantener sociedades dignas (...) Una sociedad, sin ambigüedades, donde todos sepamos que bajo la toga hay un alma, y dentro del que se ríe de sus fechorías un jodido cabrón"

Y por muy cabrones que sean, estoy seguro que esta jueza con sentimientos, nueva villana de los políticamente correctos y de los anti-sistema (curioso que en sus criticas a la magistrada tanto en radio, prensa e internet, ambos grupos vayan de la mano, lo cual me reafirma en mi respeto y admiración por ella) en el caso de que las pruebas no fueran las suficientes como para inculparles, les dejaría en libertad. Seguramente otros, menos espontáneos y más maquiavélicos, forzarían el fallo para dictarlo a su gusto o entender, riéndose de la ley, de la justicia y del pueblo, como a menudo han hecho y están haciendo, aunque luego se les escapen "los malos" de verdad, precisamente por instruir torticeramente los procesos, mientras les joden la vida a acusados inocentes pero condenados por la opinión pública que manipulan sus palmeros. Aunque haya decidido retirarse de las deliberaciones, decisión que la honra aunque no comparto, pues es de alguna manera admitir que no se puede juzgar un caso objetivamente (al menos todo lo objetivamente posible) aún teniendo sentimientos, tiene todo mi reconocimiento. Pues sus palabras fueron palabras de madre, de hija y de esposa, palabras de mujer, palabras del pueblo, que ha de recordarse a los bobos mercachifles que es el soberano. Enhorabuena, magistrada, por haber expresado el sentimiendo de los españoles biennacidos (y porqué no, por haber "herido" a los ruines y falsarios, verdadero cáncer de nuestra sociedad, más dañino que los propios criminales).

En este caso sí que se puede citar al ilustre don Alonso: "ladran, luego cabalgamos"

Ah, y se me olvidaba... Sorpréndeme tanta indignación de la progredumbre en defensa de la imparcialidad de la justicia ¡Como si los jueces de este país, y sobre todo los de más alta posición como los del Supremo, fuesen imparciales! ¡Ay, que me troncho!¡Pero si se definen muchos de ellos como "progresistas" y hasta han tenido cargos políticos! Pero claro, es el diccionario que manejan: parcial y fascista= el que no está de acuerdo conmigo; imparcial y justo= el que está de acuerdo. Uuuuuuda al corral.

Y al final, como siempre, ni breve ni leches. ¡Si es que me enciendo! Leer más...

lunes, 24 de octubre de 2011

¿Humor tonto?

Olvidemos un poco todo lo que está pasando, y echémonos unas risas (al menos, alguna sonrisa, digo yo). Estos chistes gráficos, que juegan con las palabras, están sacados de la web humor tonto para gente inteligente.(siempre me ha encantado estas tontás, qué le voy a hacer). A la mayoría de estos chistes les haría falta un gesto con la mano así, ya sabéis, con dos dedos extendidos y moviéndolos en semicircunferencia, mientras dices, "¿eh, ¿eh?".





































Leer más...

jueves, 6 de octubre de 2011

Respuestas increibleblebles (X)

Pues sí, hace tiempo que no actualizo la sección “respuestas increibleblebles”, y con ocasión de los recortes en educación, y como homenaje tanto a los que creen que recortando se va a mejorar la educación, como a los que defienden la calidad de la educación de la que es hija esta sección, ahí va una nueva edición de estos infinitesimales errores de mis queridos (y en esto no hay ironía, sino gran sinceridad) alumnos y alumnas.

Con gran cariño, como he dicho, relato un anécdota del otro día en mi grupo de PCPI (para los no entendidos, Programa de Cualificación Profesional Inicial, o cómo regalar un título de la ESO sólo por ir a clase, aunque de eso no tienen los chicos la culpa, claro). Les anuncié: “el miércoles os haré un examen”; y uno de ellos me preguntó: “¿un examen sorpresa?”.

Seguimos con respuestas en los exámenes.

Suelo recomendar a mis pupilos que se confeccionen sus propios resúmenes, pero en este caso era excesivo, porque prácticamente en una definición resume desde el inicio de las revoluciones liberales hasta el fascismo. Recordemos. Motín del té, Boston, EEUU, 1773; Toma de la Bastilla, Paris, Francia, 1789; Noche de los Cuchillos Largos, Alemania, 1934. Lo removemos todo un poco y nos da:

“Motín del Té: motín por el cual se toma la Bastilla en la llamada Noche de los Cuchillos Largos en la cual hubo bastantes asesinatos”

También les digo siempre que una de las cosas positivas para el crecimiento personal es estar al tanto del mundo que les rodea, leyendo prensa, viendo y escuchando informativos, etc. Sin embargo, también es cierto que sin el necesario poso reflexivo y de conocimiento histórico se pueden extrapolar de forma errónea a hechos de la historia situaciones que para ellos resultan familiares. Es el caso de esta explicación de la revolución de los precios del siglo XVI, periodo inflacionista provocado en gran medida por la ingente llegada de plata americana (aunque hay otras teorías):

“revolución de los precios: se produjo cuando aparecieron otros comercios en otros lugares del país en los que se compraba más barato, es decir, “un hombre español compraba más barato en China” y eso produjo la revolución de los precios”

Estos chinos… desde el XVI nos comen, si es que nos comen.

A principio de curso les explico siempre que la historia es un arma para evitar que por distintos intereses haya gente que nos engañe, justificando actos o reclamaciones en dudosos derechos que supuestamente les da la historia. Pero claro, ¿y si la historia no es en realidad como nos han explicado? Aquí tenemos algunos ejemplos de versiones “alternativas” de la historia, pero… ¿y si resultan ser esa verdad oculta que se nos niega?


“Noche de los Cuchillos Largos: cuando Churchill mandó matar a todos los franceses”

“Truman dijo que se mandara la bomba atómica que destrozó Nicaragua y Hiroshima”

“Marxismo: fue llevado a cabo por John Marx (…) los marxistas eran una clase social privilegiada”

“Lenin era el comandante de los archiduques”

“Características del fascismo: educar a buenos comunistas”

“Mao Zedong: fue un soviético que subió a la luna pero que ya no bajó”


(ante estos último unos aplaudirán entre carcajadas y a otros se les abrirán las carnes, por sus connotaciones políticas)

Algunos son casi proféticos, casi como si la historia en realidad estuviera dirigida por la mano negra del poder:

“George Washington: fue el primer presidente del mundo”

“George Washington: presidente de América desde el siglo XVIII hasta el 2009”


También nos encontramos con errores que a pesar de lo que son, certifican el poder de la palabra y el espíritu:

“Santa Hermandad: policía que se encargaba de vigilar la poesía”

¿Y por qué no inyectar algo de “glamour” en la aburrida y árida historia de la unificación italiana, convirtiendo el Reino lombardo-véneto en “el reino lombardo de Benetton”?

Y es que, al final, los términos de la historia no son más que anécdotas, que no nos deben impedir ver el fondo:

“Imperio de los 100 días: es el imperio por el cual Napoleón volvió a gobernar después que lo desterraran en la isla Santa Eva, por lo cual en el imperio de los 100días vencieron los otros y lo tuvieron que volver a desterrar a la isla de Santa Ester donde murió en 1821”
Leer más...

lunes, 3 de octubre de 2011

Papá Wayne, el regreso

Tengo algo abandonado el blog, cierto, y, en pocos meses, todavía más porque...¡voy a ser otra vez papá (D.m.)!

En realidad, pensaba limitar esta entrada a enlazar el artículo con el que anuncié que iba a ser papá por primera vez (aquí), pero mi mujer, con razón, me convenció de que este nuevo acontecimiento merece también una entrada por sí mismo. Eso sí, obviando algunos problemillas/sustillos que nos estamos llevando con el embarazo (que no serán nada, si Dios quiere), lo que puedo decir ante esta buena nueva tiene que ver sobre todo con Victoria, mi primera y maravillosa hija. Y es que si la ilusión ante la llegada de un hijo siempre es grande, más es aún cuando la primera experiencia ha sido tan extraordinaria como la nuestra con Victoria. Es una niña tan guapa, tan buena tan kfjojskkljkiadjk (tengo problemas en el teclado, le ha caído la baba y empieza a salir humo). Los casi diecisiete meses que lleva entre nosotros han sido los mejores de mi (de nuestras) vidas. Sí, sí, ya sé que cada niño/a (aún no sabemos lo que es) es distinto, pero ya desde hace meses, cuando veía a niños más pequeños que Victoria, y aunque parezca mentira, me invadía cierta sensación de añoranza y nostalgia de cuando ella era "más bebé". Pensar que esos momentos no se han perdido, sino que, como un viajero en el tiempo, puedo ir hacia atrás, y recuperarlos con mi nueva progenie, con el añadido de que estará Victoria andando nuevos pasos en su infancia, me llena de ilusión y alegría. Lo único malo de esta experiencia es la normal preocupación por el embarazo y el parto, porque todo vaya bien, y el nuevo ser que se ha creado nazca sin problemas y en las mejores condiciones, pero, claro, eso nadie te lo puede asegurar, y sólo puedo poner mi fe y esperanza en que así será (seguro estoy de ello).



Pues nada, eso, que voy a ser otra vez Papá, ya veremos si de un niño o de otra niña, y yo estoy feliz y contento de tener otra oportunidad de vivir la maravillosa experiencia de la paternidad. Leer más...

domingo, 11 de septiembre de 2011

Ni impuestos para ricos ni leches: aquí siempre pagamos los mismos

Un artículo para huir de demagogias sobre ricos e impuestos, que descubre con datos muchas cosas que o desconocemos o no nos hemos parado a pensar y que incide en una de las cuestiones a las que somos más sensibles los ciudadanos de a pie y, por ello, más fácilmente manipulables. Ante la vuelta a la demagogia de "que paguen los ricos" por parte de alguien que declara tener en su cuenta más de 600.000 € (¿Quién es rico? ¿Dónde ponemos el nivel de "ser rico"? Si lo ponemos muy alto, ¿de qué sirve que unos pocos paguen más impuestos?, si lo ponemos bajos, ¿no estaremos dañando en realidad a la clase media que tiene que crear riqueza?), creo que es muy clarificador leer estas línea que os enlazo aquí

Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas Leer más...

sábado, 3 de septiembre de 2011

Condena para los sospechosos habituales: dos horas más

Pues nada nuevo bajo el sol. Tras la victoria del PP en las elecciones regionales albergué esperanzas de que algo cambiaría en la educación de CLM, pero no era este precisamente el cambio que esperaba. Dejo claro desde el principio que no me parece muy gravoso impartir dos horas lectivas más desde el punto de vista docente, siempre y cuando sea algo extraordinario y se hubiese pedido de una forma adecuada dada la situación que atravesamos en la región. En cambio, es un verdadero drama en lo laboral para más de 3000 personas que se quedan en la calle (algunas ya se quedaron con recortes más velados, pero conocidos por los que nos dedicamos a esto, con la anterior administración). Pero ni siquiera esto, y que me perdonen los afectados por mi poca sensibilidad, me parece lo más importante. Lo que me parece lo básico de la nueva medida de la presidenta Cospedal es que, de nuevo, los docentes somos los sospechosos habituales, como lo éramos para la administración Barreda (si bien esta consideración la ponía en práctica de puertas adentro, obviando las opiniones de los profesores para cualquier reforma y actuando en contra del docente en cualquier conflicto con el resto de la comunidad educativa, mientras se gastaba millones en publicidad diciendo lo buenos que éramos y la magnífica educación que teníamos en CLM).

Como decía, otra vez se nos considera unos vagos caprichosos, acomodados y con demasiadas vacaciones. Y por eso se nos hace pagar los platos rotos de la situación económica en que se encuentra la JCCM. Podrán aprobar leyes que nos conviertan en autoridad pública, si quieren, pero será como los anuncios de Barreda, actos de cara a la galería que nada tiene que ver sobre lo que piensan de nosotros de verdad. El problema no es tanto el tema de las dos horas lectivas, sino la demagogia con el que se defiende (bien es cierto que esto lo ha hecho sobre todo la Espe en Madrid) esta decisión, argumentando que veinte horas semanales siguen siendo muy pocas en comparación con el resto de trabajadores. Eso es demagogia de la peor calaña. Vamos a ver, ¿los taxistas entonces sólo trabajan cuando llevan pasajeros? ¿Los policías cuando arrestan a alguien? ¿Los actores cuando están sobre el escenario? ¿Y los políticos? ¿Sólo cuando están reunidos en algún organismo oficial? Porque entonces sí que son pocas horas.


Aparte de la imbecilidad patria de considerar el mejor trabajador al que más horas echa, algo impensable en países civilizados como Alemania o Dinamarca, donde prima la productividad y la solvencia sobre el tiempo trabajado (se ve con malos ojos, por ejemplo, a los que hacen horas extra porque se considera que si necesitan más horas es porque no hacen bien su trabajo), de nuevo poner en la picota al estamento docente demuestra que la clase política en particular, y la sociedad en general, no consideran realmente la educación como la base del progreso y el bienestar de una sociedad. Y ojo que en esto incluyo a los que hacen demagogia con la “destrucción del Estado del bienestar” ante esta medida, que es negativa pero no apocalíptica, salvo para los pobres interinos que se quedan sin trabajo. Como digo, más que la incidencia de la medida en sí, que tiene el pro de ahorrar dinero a las arcas públicas cuando parece que no hay mucho, y los contras de despedir a miles de trabajadores y cargar con algo más de trabajo a unos docentes que (no es mi caso, yo tengo suerte, pero sí el de miles de compañeros) a menudo están al borde del colapso por las condiciones en las que tienen que desempeñar su trabajo (carencias materiales, masificación en las aulas, falta de interés de alumnos y familias, negativa consideración social, agresiones verbales y físicas…), en el fondo, lo que demuestra es que éstos que han llegado tampoco se toman esto en serio, porque el lugar donde han decidido meter primero la tijera, ha sido precisamente en la educación. Éste es el sambenito que tenemos los funcionarios “docentes”, que el apellido nos pierde, porque los funcionarios de pata negra, los de verdad, los que se van a tomar café dos horas, los que nunca están y vuelva usted mañana, los que entre cinco hacen el trabajo de uno, a esos ni tocarles un pelo, que menudos son. Quizá es que son lo más parecido a los políticos, y entre bomberos no hay que pisarse la manguera (hablando de bomberos, ¿sólo trabajan cuando están extinguiendo incendios?)

Fíjense que otras medidas de ahorro me han parecido muy adecuadas, por los excesos estúpidos de la administración Barreda (no es importante gastar el dinero en educación, sino en qué lo gastas, y los anteriores gastaron mucho en estupideces y en colocar amiguetes lejos de las pizarras y de las aulas, dedicándose luego estos enchufados que llevaban años sin pisar un aula de verdad a decir a los maestros y profesores lo que tenían que hacer), como la reducción de los CPR (yo hubiera dejado uno por provincia, y no sólo uno regional, pero bueno) , la eliminación de la Oficina de evaluación de Alcázar, verdadero sanedrín de pedagogos demagogos idéologos de la LOGSE que llevaron durante veinte años a la educación a estar donde está, o, ya en general, y no sólo en el ámbito educativo, la reducción de liberados sindicales, lo que es hasta de sentido común en esta España donde cada vez hay menos gente trabajando (tendrían que crear la figura del parado liberado, que los parados no tiene quienes les defiendan y representen). Está claro que hay que tomar decisiones drásticas, de eso no hay duda, incluso el alcalde de Toledo García Page (próximo presidente de CLM a no mucho tardar) ha dicho que Barreda hubiera recortado también pero de forma distinta (desde luego con el control que tenía sobre los medios de comunicación y la legión de fundamentalistas nacidos tras 30 años de gobierno del PSOE hubieran sido alabadas y catalogadas de nuevo milagro de Fátima), pero ni el sector más afectado ni la forma en que se ha hecho son las más adecuadas, y denota que, para éstos también, la educación es simplemente un arma electoral, y no confían en la misma como el motor del cambio y del progreso de nuestra región.

En definitiva, este gobierno lo ha dejado claro, la educación es importante, pero sólo de cara a la galería, y los docentes, como siempre, sospechosos habituales.

Leer más...

lunes, 22 de agosto de 2011

Hail, Benedicto

Leo en prensa digital que Rubalcaba confirma que Elena Valenciano será su número dos. Hae unos días, la directora de campaña de A.P. Rubalcaba, ante los enfrentamientos entre anticlericales furibundos y fascistas y pregrinos de las JMJ, y con intención de justificar la "marcha laica" (te cagas...), esta señora Tuiteaba lo siguiente en respuesta a un seguidor que le aseguraba que los incidentes los habían provocado los peregrinos (y es que con esas pintas de macarras que traían, no me extraña): “Me dicen que había banderas nazis. Es verdad??”.

Ahí estaba pues la nueva número dos del PSOE, buscando banderas nazis entre los millón y pico de peregrinos, jóvenes católicos que venían a ver al Papa (bueno, y a más cosas, supongo, alguno hasta vendría a ver si pillaba cacho, que se puede ser católico pero uno no es de piedra, salvo San Pedro). Justo lo que necesita España, sí señor. Una nueva versión de buscando a Wally. Eso sí, me temo que para la interfecta cualquier cruz es una cruz gamada, igual que suso que supiera el 70% de dónde eran el 60% de las banderas que portaban los preregrinos. El día antes tuiteaba la señora Valenciano (heredera y que me temo convertirá en lumbreras de la poítica y epítomes del sentido común a las vestales del zapaterismo Aido y Pajín): “No estoy en Madrid, pero creo que hay mucha gente en la mani…”. ¿A qué "mani" se refería? ¿A los pocos cientos (los de siempre, por otra parte, que al final les pondrá un sueldo y todo) de Sol, o al millón y medio largo de Cuatro Vientos? Pues eso. Por cierto, que ante las cargas de la policía contra los "nuevos propietarios de la puerta del Sol", el nuevo grito de éstos fue: "Con Rubalcaba, esto no pasaba". Jejeje. Fuera caretas, amigos. Ya parece que lo de "no, si nosotros no somos políticos" va pasando a la historia. Me alegro.

Y es que lo flipo encontrándome a mí mismo diciéndole a ZP: "otros vendrán que bueno te harán..." ¡Madre de Dios! (expresión, como véis, muy propia de estas fechas). Visto lo visto, hasta mi admirado Pérez-Reverte, en su última columna en XL Semanal, se va a terminar equivocando con su juicio sobre el "muerto viviente" (políticamente, se entiende) ZP. Aunque no estoy de acuerdo en algunas cosas, la verdad es que es un disfrute leerlo. El enlace, aquí.

Vamos, venga, panda de vagos, a buscar banderas nazis en las Iglesias, y en las casas de los curas, y en las de los monaguillos, y en los conventos, eso, eso, ¡y quememos los conventos! Total, pa cuatro monjas que hay, y les faltan dos telediarios...!

Me despido hoy con la noticia que ha abierto los telediarios: "El gobierno presenta medidas para luchar contra el déficit". ¡Y pensar que hace tres años estos mismo decían que eliminar el déficit del Estado era antisocial! Cosas veredes, amigo Sancho...
Leer más...

viernes, 19 de agosto de 2011

Sociedad y educación actual: ejemplo y análisis (desahogo por escrito de un profe encabronao)

Me he pasado el verano corrigiendo ejercicios de alumnos suspensos y que deben presentarse en septiembre. Me los mandaban por e-mail después de anunciar yo en el blog de la asignatura que realizándolos eliminarían materia del examen final y tendrían una consideración "subjetiva" muy positiva a la hora de valorar la nota final si estaban realizados de manera satisfactoria. Así, desde principios de julio me han llegado estas actividades, y las he ido corrigiendo exhaustivamente con el fin no sólo de percibir quién se las ha tomado en serio o no, sino de detectar los fallos y comunicar a los interesados no sólo que debían rehacerlos, sino el cómo. Ha habido gente que los ha hecho bien, muy trabajados, pero con otros he tenido que intercambiar hasta seis correos con correcciones y recorrecciones a fin de que me los mandasen bien. Los más remisos a hacerlos correctamente, y con los que más he tenido que insistir, han sido con alumnos de 4º ESO que se han pasado el curso sin hacer absolutamente nada en mi asignatura, no pasando del 2 en los exámenes (en realidad, casi nunca del 1) y no realizando los trabajos que se les pedían (los deberes, vamos). Ahora, con la cercanía de poder titular, les entran las prisas, aunque ello no significa que pusieran mayor empeño en realizar lo que les pido, sino que, muy al revés, los primeros envíos de ejercicios estaban hechos con desgana, saltándose preguntas y soltando respuestas a voleo frecuentemente sin nada que ver con lo que les preguntaban. Vamos, que estoy seguro de que la mayoría pensaba que ni me los iba a mirar (ya se sabe, "cree el ladrón...").

Hoy he terminado la última "rerrerrerrecorrección" (espero) y me he sorprendido a mí mismo contestando a mi alumna, claro ejemplo de persona que ha pasado de la materia durante todo el curso, con esta parrafada que os voya transcribir en la que creo que resumo mi opinión no sólo sobre el sistema educativo actual sino sobre la sociedad en general que hemos construido y en la que nos vemos obligados a vivir. A pesar de los numerosos artículos que he escrito sobre educación en este mismo blog, creo que en estas pàlabras espontáneas y fruto de un calentón provocado por el encabronamiento que por diversas circunstancias (ésta entre ellas) tengo en los últimos tiempos, es donde mejor resumo mi pensamiento y análisis del tema, y por eso os hago partícipes del mismo.

Como antecedente decir que lo único que le pedí a la alumna, como envío final aunque tenía varios ejercicios realizados de manera deficiente, fue que explicase cómo los nobles lograban el control sobre el trabajo campesino en la sociedad del Antiguo Régimen. La respuesta de la interfecta fue un "espero que sea esto" para a continuación copiar dos párrafos del libro. Mi sincera respuesta fue la siguiente:

No se trata de que "sea esto", sino de que entendieses el sistema socio-económico propio del Antiguo Régimen, pero parece que no, ya que es difícil analizar estructuras históricas y entender las características de las mismas si durante un curso entero se ha pasado de la asignatura y de lo que estudia e intenta explicar. Simplemente el hecho de que tu respuesta la hayas "buscado" y copiado literalmente, como si mi deseo de que respondieses fuese un capricho, una especia de tesoro que buscar entre palabras y frases sin significado, refleja que el mínimo objetivo de la asignatura, el entender el devenir histórico y analizar las diversas estructuras que lo han formado, ni lo has alcanzado ni hay tiempo para ello. Esto sería suficiente razón para no aprobar la asignatura, pero el deficiente sistema educativo que tenemos, y así nos va, permitirá que si memorizas algunas cosas que para tí no tienen significado y las plasmas medianamente inteligibles en el examen (cuya inteligibilidsd deberé yo intepretar de manera harto indulgente, engañándome a mí mismo asegurando que quieres decir cosas que no dices), consiguiendo de esta forma, y tras una corrección poco rigurosa que enfatizará los "aciertos" y despreciará los errores y barbaridades, una valoración cercana al 5, yo me vea obligado a aprobarte, aunque el conocimiento histórico y la capacidad crítica que se pretende que alcanzéis sea nulo. Esto por otra parte te servirá para aprender que el esfuerzo diario, el conocimiento y análisis crítico de la sociedad y el verdadero interés por crecer como persona son absolutamente inútiles en la sociedad española de hoy en día, donde prima la picaresca, la mentira, la ley del mínimo esfuerzo, la relativización de todos los conocimientos entendiéndolos como medios para conseguir un fin, el acriticismo borreguil, y la impostura dogmática. Pero por muy Quijote que yo sea, esos molinos son demasiado gigantes como para ni tan siquiera pensar en atacarlos.

En definitiva, y perdón por la parrafada, ahora estudia y procura estar cerca del 5 en el examen para aprobar.


Sí, efectivamente, pobre chica para merecer tal tostón, pero yo, personalmente, lo necesitaba para desahogarme...

Leer más...

miércoles, 17 de agosto de 2011

JMJ 2011

Bienvenidos, jóvenes cristianos del mundo. Bienvenidos.

En estos días asistimos a la llegada de cientos de miles de jóvenes unidos en su Fe (que es la mía) para la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud que se celebran en España por segunda vez, el único país, por cierto, donde estas jornadas han repetido sede. En los últimos días, aquí también, en Ciudad Real, se han podido ver a grupos de estos peregrinos visitando la ciudad. Lo mismo ha ocurrido en muchos lugares de España. Esta semana se van a concentrar todos en Madrid, a la espera de la visita del Papa Benedicto XVI. Lo que en cualquier lugar sería motivo de alegría, algo que la gente de bien vería con ojos cuanto menos curiosos, aquí, en esta España dominada por la estupidez y la soberbia, por el fundamentalismo y la falta de respeto, se convierte en asunto polémico. Por supuesto, por toda la horda de “defensores del laicismo”, que no son otra cosa que anticlericales de tomo y lomo, nuevos fariseos que hacen gala de un fundamentalismo del que luego acusan a la Iglesia (a veces con razón, pero eso no los justifica). Buscando excusas para dar rienda suelta a su odio irracional hacia todo lo que suena a cristiano, y con un papanatismo muy propio de esta época donde, curiosamente, triunfa el dogma casi tanto como en épocas más oscuras, plantean objeciones acordes a su falta de rigor racional y cinismo obcecado. Que si los gastos que genera, que si pagamos todos los españoles, que si el Papa “y los suyos” atacan leyes democráticamente aprobadas (se refieren al aborto), aparte ya de alucinaciones sólo entendibles por su ofuscación malsana, el desconocimiento, promovido por este sistema educativo tan progre e igualitario que tenemos, de la historia, o por la acción de sustancias alucinógenas que muchos acostumbran a consumir. Argumentos como que el Papa es un asesino de masas, la Iglesia es una genocida, o la religión es el gran mal de la historia de la humanidad, que un juicio objetivo, realista, sincero e imparcial negarían, recordando a todos estos ignorantes desagradecidos que con sus muchos errores, difíciles de cuantificar si no somos tan imbéciles como para proyectar los valores actuales en el estudio del pasado, (cosa que los “bienpensantes”, esos nuevos sofistas fariseos, han puesto de moda), la base de la civilización actual basada en el derecho y en la igualdad de todas las personas es básicamente cristiana, pues esa defensa de la dignidad del ser humano sin distinción, con todos los matices que han impedido que sea completa hasta al menos nuestros días, pero cuya idea original se encuentra en el evangelio, y más concretamente en el Nuevo Testamento, no en el antiguo, tiene su origen y gran centro de proyección en la figura de Jesucristo.

No voy a entrar en lo de los gastos y en las incomodidades que pueda suponer para el esto de los ciudadanos la celebración de este acontecimiento, porque será que no hay festejos bastante más incómodos para todos, y más gravosos en términos de destrozos y suciedad, así como gastos a los que contribuimos cuya ideología, ética, moral e incluso utilidad y honradez son cuanto menos discutibles (¿cuántas pajillas mentales de autoproclamados intelectuales pagamos todos los españoles para que las plasmen en películas que nadie quiere ver, por ejemplo, simplemente porque se encuentran cerca de las posiciones ido-ilógicas del poder?). Ya me gustaría saber cuántas familias acogerían, como se ha hecho con los jóvenes que han venido a estas JMJ, a otros que vinieran a otro tipo de manifestaciones sociales de otro tipo: yo que sé, una manifa de “indignados”(sic) o el día del orgullo Gay, o algún festival de música. Seguro que todos estos que se quejan de la presencia de estos jóvenes cristianos y del Papa, y que claman por la discriminación con respecto a otros eventos, acogería con gusto durante días a cualquiera de esos jóvenes tan responsabilizados políticamente que acampan en la Puerta del sol o a esos simpáticos muchachotes de torso desnudo, pantalones de cuero ceñidos, pezones perforados y paquetón remarcado que cada año hacen de Madrid la ciudad más tolerante, por detrás y por delante.

Los medios de comunicación se dividen ente los que en su ideario cristiano están haciendo un seguimiento exhaustivo de estas jornadas, y los que, en su falsa posición objetiva, buscan fantasmas donde no los hay, y ponen voz a la minoría absolutista y dictatorial de la que disfrutamos en España, haciendo más eco de los movimientos “anti-Papa” (qué triste) que de la presencia de cientos de miles de jóvenes cargados de buenas intenciones para con toda la humanidad. En cambio, se han generalizado este año programas donde se nos enseña lo mejor que este país puede ofrecer, ya se sabe, chulos de playa, apología del alcohol y la vida “despreocupada”, filósofas poligoneras al sol de la costa, jóvenes en celo en plena berrea estival, etc. Vamos, lo que ha llevado a este país a estar como está, reflejado en Salvameses y Norias varias, aunque lo habitual es mirar para otro lado y echar la culpa al empedrado (llámese políticos, mercados, o al propio Papa, qué cojones).

Brillan con luz propia también, fruto de los altavoces mediáticos que los "periolistos" les ofrecen a sus portavoces, las incoherencias de estos adalides de la laicidad, que supongo que no tienen nada que hacer nada más que tocar los cojones a los demás (algo muy español que, por ejemplo, permitió sobrevivir a la Inquisición durante más de cuatro siglos). Así exigen que no se permita la entrada del Papa, “porque es un extranjero que pie la abolición de leyes democráticamente aprobadas, como la del aborto”. Primero, ¿pero no habíamos quedado en que este sistema no es democrático, que “no nos representan”, o sólo vale esto para las leyes que nos molan? Segundo,¿entonces tampoco pueden ellos criticar la Pena de Muerte, aprobada democráticamente en muchos Estados de los EEUU? Vaya, vaya, qué cosas… Por último, ¿y yo, que soy español, puedo criticar o no el aborto? Porque como “derecho de la mujer” me parece una aberración y una conculcación del derecho a la vida del ser humano vivo pero no nacido (no se qué intelectual progre-feminista decía hace unos meses que el feto “es un ser vivo, pero no un ser humano”, la madre que la parió…). ¿Puedo yo criticarlo? ¿O sólo pueden criticar, ocupar plazas, tomar la calle y arrogarse la representatividad del pueblo “los bienpensantes”?

Pues eso, jóvenes cristianos, bienvenidos. Espero que con vuesta fe, esfuerzo y buen ejemplo seáis capaces de contribuir al cambio que esta sociedad necesita, y al de la propia Iglesia, que esa es otra, más preocupada su jerarquía por mantener doctrinas y dogmas caducos e inútiles (a veces más que inútiles, contraproducentes) olvidándose de ser los “pescadores de hombres” que Jesucristo les encomendó ser.


Leer más...

viernes, 12 de agosto de 2011

Los olvidos de los bienpensantes

Estoy de vacaiones caseras (es decir, en casa), pero no me olvido (del todo) del blog.

Al hilo del último tema tocado, recomiendo la lectura de este artículo de Juan Manuel de Prada en XL Semanal. Sabéis que Pérez-Reverte es uno de mis escritores y articulistas favoritos (recomiendo vivamente El Asedio su última novela, que me ha parecido la mejor de cuantas suyas he leido, y son unas cuantas), y De Prada escribe en esa revista la página de opinión siguiente a la suya. Empero, no soy demasiado aficionado a este escritor (bueno, a sus artículos y participaciones en radio y tv, porque no he leído aún ningún libro suyo), me parece pesado y altanero, vamos, que no me cae muy bien, y eso que tenemos algunas cosas en común (la defensa del cristianismo, por ejemplo). Sin embargo, el artículo de esta semana sí que me llamó la atención por tratar el asunto del genocida noruego, y dar algunas informaciones que a los periodistas bienpensantes se les olvidó mencionar, porque en su pensamiento único creen que son accesorias y sin importancia (y no convienen a la impresión que de tamaño crimen quieren dar, culpando del mismo no sólo a su autor, sino a todos aquellos que piensan distinto a sus verdades ideológicas oficiales). Pero tienen importancia, y mucha. Aunque de Prada no me caiga bien, es un magnífico escritor, reconocido por las ventas de sus libros y los premios conseguidos, y yo soy uno muy malo, así que qué mejor que dejar que sea él el que os explique esas cosas que yo también quiero decir, pero que lo haría mucho peor que él.

El artículo se llama "Ultraderecha y fundamentalismo" y aquí está el enlace. Si no os funciona, dale a "Leer más" y os reproduzco el artículo entero, con mi propio subrayado en negrita.

Se ha repetido hasta la náusea, entre el popurrí lisérgico-periodístico desplegado con ocasión de las matanzas de Oslo, que el tarado que la perpetró, el infausto Anders Behring Breivik, es «ultraderechista» y «fundamentalista cristiano», según la conocida táctica del calamar, que mientras huye alocadamente trata de ocultar su miedo en una nube de tinta. A poco que uno escarba en la biografía de Breivik, descubre que la etopeya urgente trazada por la prensa es rocambolesca e inverosímil; y que su inverosimilitud nace del temor que las sociedades occidentales tienen a enfrentarse con los monstruos nacidos y alimentados en su seno, en quienes íntimamente se reconoce. Todo intento de caracterizar a un perturbado por sus -adscripciones- resulta siempre desquiciado: Breivik, al parecer, regentaba una «granja ecológica», lo cual no puede llevarnos a concluir que quienes se dedican a la agricultura ecológica son propensos a perpetrar matanzas; pero caracterizar a un perturbado por adscripciones ficticias resulta, desde luego, de un desquiciamiento traumático que reclama una explicación freudiana. Y esto es lo que se adivina tras el intento de caracterización de Breivik como `ultraderechista´ y `fundamentalista cristiano´: el desquiciamiento traumático de las sociedades occidentales que, ante los frutos hediondos de su descomposición, no pueden hacer otra cosa sino -echar balones fuera-, proyectar su culpa sobre un enemigo imaginario, para evitarse el juicio sobre su propia degeneración.

Como `fundamentalista cristiano´, desde luego, Breivik es más bien rarito: aunque bautizado en el seno de la iglesia luterana, en su célebre manifiesto-mamotreto de 1500 páginas se define como «cristiano cultural» (esto es, como alguien que no profesa los dogmas de la fe) y aboga por una alianza de «cristianos, cristianos-agnósticos y ateos-cristianos» que reconozca «la importancia de las raíces europeas cristianas, pero también judías e ilustradas, así como paganas y nórdicas». En realidad, los únicos aspectos que Breivik salva del cristianismo son los que tienen un origen pagano; y concluye que, tras la Edad Media, el cristianismo se ha convertido en una amenaza para Europa «peor que el marxismo». A este barullete new age -que es exactamente lo contrario de lo que defendería un -fundamentalista cristiano- se suman vituperios contra Benedicto XVI -un papa cobarde, incompetente, corrupto e ilegítimo»- y proclamas sionistas (pues considera que sólo «una gran alianza de los pueblos nórdicos y los judíos» puede salvar a Europa de ser colonizada por el Islam), que mezcla con una exaltación de los caballeros templarios, entendidos al modo pachanguero-esotérico.

Breivik, además, era miembro de la masonería noruega, cuyo gran maestre, Ivar A. Skar, se apresuró a divulgar tras la matanza un comunicado por el que anunciaba su expulsión fulminante. No se nos ocurriría afirmar que la masonería es semillero de psicópatas y asesinos de masas (como tampoco lo hacemos de la agricultura ecológica); pero se nos ha de conceder que la pertenencia a la masonería no es muy propia de -ultraderechistas- y -fundamentalistas cristianos-. Tampoco lo es, por cierto, citar al pensador liberal John Stuart Mill como autor de cabecera, que es lo que Breivik hacía en su cuenta de Twitter; licencia que a cualquier -ultraderechista- y -fundamentalista cristiano- comme il faut pondría los pelos como escarpias. También se los pondrían las reiteradas afirmaciones de fe en una «democracia multipartidista» contenidas en el manifiesto-mamotreto de Breivik; complementadas, además, con condenas fervientes del fascismo y, en especial, del nazismo, al que acusa de «imperialista» y considera responsable del deplorable estado actual de Europa. «Si hay una figura que odio -concluye Breivik- es Adolf Hitler». Tales pronunciamientos no parecen los propios de un extremista de derechas, ni de un integrista cristiano; y podrían ser suscritos por cualquier político europeo, liberal o socialdemócrata, en plena recolección de votos. Breivik no es, a la postre, sino el recuelo, las escurrajas podridas de una sociedad en plena descomposición: borracho de su mismo zurriburri sincrético, de su misma pachanga relativista, de su misma petulancia ignara y neopagana; y que, al final de la borrachera, despierta enfermo de resaca, convertido en un inadaptado. No basta, desde luego, la náusea provocada por la resaca para explicar que se liase a tiros; para eso hace falta ser un tarado de tomo y lomo. Pero tratar de explicar la genealogía de su tara con adscripciones tan rocambolescas e inverosímiles es la estrategia típica de quienes no se atreven a mirar al monstruo a la cara, tal vez porque se toparían con rasgos demasiado familiares.


Leer más...

lunes, 25 de julio de 2011

Bienpensantes

93 personas (ahora dicen que algunos menos, mejor si es así) han sido asesinadas en Noruega por un loco (y no valga este adjetivo para eximirle de culpa pues bien sabemos de lo que es capaz un hombre de hacerle a otro sin necesidad de padecer ningún tipo de enfermedad mental), sobre el que todo el peso de la ley debe caer, pero no soy yo quien dicta las leyes y mucho menos las noruegas, aunque una idea de lo que yo haría sí que tengo, pero no la voy a contar porque no viene al caso. Esto es lo importante: un individuo ha inundado de muerte y dolor todo un país. Ahora vayamos con lo accesorio.

Los que bien piensan en nuestro país, no osaré llamarles “progres” porque estiman que lo hago con menosprecio, han cogido esta noticia y han desentrañado el verdadero significado de esta matanza aludiendo a las ideas políticas de este inmundo asesino. Así, han llegado a acusar a mandatarios extranjeros como Sarkozy y Cameron de estar cerca de algunos planteamientos que también compartiría el homicida Anders Behring Breivik y, por ello, de alentar situaciones como la ocurrida. Y, como digo, como ellos son los bienpensantes (estos opinadores progresistas, digo), se quedan tan anchos los tíos soltando semejante barbaridad y sinvergonzonería. En resumen, querido lector que atiende las líneas de este infame bloguero, todo aquel que no piensa igual que ellos es proclive a convertirse en un asesino de masas. Los miles de jubilados que ven las tertulias de Intereconomía, los cientos de miles de lectores de El Mundo y el ABC, los oyentes de la COPE y de algunos programas de Onda Cero, por no hablar de los escuchantes de Federico… todos ellos, que no comulgan (con perdón) con el pensamiento único progresista, tienen una predisposición especial al asesinato y la masacre. No, no es que no se pueda pensar distinto, es simplemente que haciéndolo eres cómplice de los asesinos en masa, cuando no uno en potencia; una especie de agente durmiente del fascismo internacional que sólo espera una orden que haga activarse el mecanismo inserto en el subconsciente por medio de las emisiones de El gato al agua y los editoriales de Pedro J. Quizá, piensan otros, es algo biológico, genético, una tendencia natural de todo aquel que es de derechas (entiéndase como “de derechas” aquel que no es de izquierdas, o en todo caso, no esté de acuerdo con las convenciones tradicionales de la izquierda bienpensante; y funcionan como sinónimos, claro está, fascista y facha), algo parecido a lo que les pasa a los curas, que como demuestran los estudios sociológicos encargados por el Ministerio de Igualdad, son todos unos follaniños; o a los blogueros empeñados en llevar la contraria, que lo que les ocurre es que la tienen pequeña.

Por cierto, que según he leído por ahí el sádico noruego éste también era ecologista y masón, pero como esos son movimientos “guaisernaisers” propios de bienpensantes, pues no vale la pena ni mencionarlo, porque el problema era otro, era que el tipo éste no es que fuese islamófobo, no, es que era un vil sujeto que no creía en la multiculturalidad ni en la alianza de civilizaciones, como pasa con los del PP, Sarkozy, el Papa, los conservadores británicos, algunos laboristas como Blair, el 99% de los norteamericanos, y si me apuráis la mayoría de los del Madrí (Mou el primero), y de ahí al asesinato en masa ya se sabe que no hay más que un pequeño paso.

Menos mal que tenemos al 15-M para regenerar la política, una vez que han decidido sacrificar al otrora gran sacerdote del pensamiento único ZP y atender a la voz del pueblo, reflejada en las multitudinarias manifestaciones pacíficas (ilegales también, pero pacíficas primero) de este espontáneo movimiento “apolítico” (si a la fuerza de repetirlo nos lo vamos a creer). Jamás un movimiento social ha tenido mayor apoyo de los medios de comunicación, sobre todo de los también “apolíticos” como El País, Público y La Sexta, que prestos a la petición de socorro del pueblo (“pueblo español” ya es facha, sólo pueblo vale, y si acaso, ciudadanos), dan cobertura y bautizan como “gran esperanza blanca” (perdón por la metáfora por lo que de racista pueda tener, es que no tengo remedio) a este “fenómeno social” (mira, como Gran Hermano o la Esteban) que tiene las ideas muy claras de lo que hay que hacer con España (perdón, “Estado español”), y que sólo por casualidad, sus propuestas se parecen muchos a las de la izquierda más casposa, estatalista, reaccionaria, autoritaria, antidemocrática y, sobre todo, irracional. En las imágenes del pasado domingo, una pancarta cerca de la cabecera de la manifestación hacía gala de lo clarito que tienen todo, del profundo análisis que han hecho de los problemas reales de este conglomerado de naciones y sensibilidades nacionales que algunos llamamos país, y cuáles han de ser las soluciones: “Policía, temed la rabia del pueblo”. Como se ve esto seguro que lo escribió un jubilado, un ama de casa o un padre de familia parado. Seguro.

Al hilo de esto, la pancarta que encabezaba la "manifa" decía, "no es una crisis, es el sistema", pero después se niegan a que les llamen antisistema. No lo entiendo.

Que sí que seguro que hay gente muy razonable y verdaderamente preocupada que simpatiza e interviene en ese movimiento, pero desde luego la imagen que se proyecta de ellos es, a mi entender, bastante radical y lamentable. Espero que esos "indignados" (bueno, yo también estoy indignado con muchas cosas, espero que no hayan conseguido el copyright del término para ellos solos) de buena fe y con dos dedos de frente sepan encauzar de mejor manera sus argumentos y sus propuestas, soltandose el lastre perriflauta y extremista.

Pero vamos, a lo que íbamos al principio, que me enrollo más que una persiana, que la culpa del atentado de este indeseable hijo de puta, ya se sabe, es, por riguroso orden cronológico, de Aznar, de Bush, de Franco, y de la Iglesia.

Hala, ya podéis empezar a llamarme facha.

Ah, y saludos a Alfredo, que seguro que está leyendo esto (ya lo dijo él hace unos años: “Yo lo sé todo, y de todos”). Qué ilusión me hace que el principal impulsor junto a Maravall de aquella ley tan extraordinaria, que hizo entrar a España en la modernidad, llamada LOGSE sea el candidato del PSOE a la presidencia y pueda convertirse en Presidente. Lagrimones de emoción se me caen de sólo pensarlo. Y es que la tarjeta de presentación es única, oigan.

Bueno, vale ya, que me tiro casi un mes sin escribir y luego pasa lo que pasa, que le disparo a tó lo que se menea.

Leer más...

sábado, 23 de julio de 2011

Increiblebleble en Twitter

Pues eso, lo que habéis leido, que el blog increiblebleble se amplía a Twitter. La dirección, ésta. Y sí, ya sé que hace tiempo que no actualizo el blog, pero... ¡eh, que estoy de vacaciones! (en casa, pero de vacaciones). Bueno, eso, y que tampoco tengo ganas ninguna de escribir nada, ya sabéis los más viejos del lugar que a veces me pasa, y a lo mejor el mes que viene asalgo a entrada por día. Nada, nada, a lo que íbamos, que también estoy en Twitter, donde por exigencias del sitio no me podré enrollar como hago aquí, jejeje. Será un increiblebleble, menos cansinaco. Leer más...

martes, 28 de junio de 2011

Diálogos con la música: Clarence Clemons

El pasado 18 de junio falleció Clarence Clemons, el mítico saxofonista de la E Street Band que acompañó durante décadas a Bruce Springsteen. Uno de los mejores solos de saxo de la historia, sino el mejor, es el que ejecuta con maestría y pasión en el tema "Jungleland". Ya sólo nos quedan sus grabaciones para seguir disfrutando de su brillantez. Sirva como homenaje este video. Descanse en Paz.


Leer más...

lunes, 6 de junio de 2011

Verosímil

Aunque creamos que podemos huir de él, el futuro al final siempre nos alcanza:


visto en callaitomaswapito
Leer más...

domingo, 5 de junio de 2011

22-M: conclusiones

Han pasado ya dos semanas, y aunque en los comentarios de la entrada sobre el 22 de mayo ya se ha hecho referencia al resultado de las elecciones, por completar el asunto diré algunas cosas, pocas y concisas, aquí. Primero, y con el pasar de los días, se da cuenta uno del mal perder que tienen los que son "más de lo suyo" que demócratas. Se han tenido que oir cosas como "el pueblo se ha equivocado", que, aunque uno lo pueda pensar (yo creo que se equivoca mucho, y a menudo), siendo político mejor te lo callas, porque seguramente se haya equivocado más aún cuando ha elegido a los propios autores de esas palabras. Segundo, y con las dudas sobre el futuro que planteo en el artículo pasado ya referido, lo que se ha de reconocer es el triunfo de Cospedal, que tenía como rivales a batir más allá de los otros candidatos y partidos, enemigos de más enjundia. El primero, a una oligarquía político-económica fuertemente imbricada con el pueblo castellanomanchego durante casi 30 años, que ha dado lugar una campaña de comunicación en su contra de unas dimensiones poco conocidas, para lo cual esa oligarquía se ha servido del control de los distintos medios que mantienen desde hace años, ya sea vía subvención o vía publicidad. Mérito, desde luego, tiene mucho. Y el segundo, una reforma y consecuente ley electoral escandalosa, que podía haber dado el poder a un candidato con 55.000 votos menos que el contrario. Se le ha dado poca importancia a esta circunstancia porque el resultado ha sido el que ha sido, pero de haber sido decisiva la ley electoral para el resultado final de las elecciones, se podría haber hablado de un pucherazo legal en toda regla. Desde luego, la suposición de la honradez y la buena fe del PSOE de CLM para mí al menos se ha ido por el retrete al comprobar los efectos que podía haber tenido esta reforma que sacaron adelante únicamente con sus votos en el parlamento castellanomanchego con evidentes intenciones egoístas y de malversación de la voluntad popular. Y aún hay por ahí impresentables que dicen que el PP ha ganado, "por los votos de unos cuantos madrileños"; claro que con estas palabras se retratan.

Pues nada, "Cospe", ahora a trabajar, y que por el bien de todos (sobre todo eso, que recuerde que es por el bien de todos, no de unos pocos), tenga fortuna y buen criterio y le salgan las cosas bien, que querrá decir que todos salimos favorecidos de ello. Y a los perdedores, que se reinventen, que se acostumbren a la oposición, que también es bueno, y hagan desaparecer los "tics" caciquiles que tras tantos años en el gobierno ya casi eran seña de identidad para convertirse en una alternativa seria y eficiente.

Bueno, y ahora que si está la Junta en bancarrota (verosímil), que si destruyen papeles, que si tal, que si cual. Han terminado las elecciones y siguen a la gresca. Creo que todo el mundo es consciente de que la Junta debe muuuucho dinero, pero también creo que el PP podía hacer las cosas de otra forma para no crear alarma social, y, sobre todo, financiera. Pero nada, seguimos igual. No comulgo mucho con el movimiento 15-M (a grandes rasgos creo que se ha convertido en un escaparate de clásicos disparates socio-económicos populistas alimentados por envejecidos nostálgicos de una revolución que nunca han vivido, y desengañados del zapaterismo más progre, aliñado todo ello con uan estética perriflauta y mucha, mucha sandez pseudoprogresista) pero en lo de la clase política, razón llevan aunque soluciones no den porque no se ponen de acuerdo ni ellos mismos (ver este magnífico artículo para comprender en qué está derivando y que tipo de gente conforma o se ha apoderado de la base del movimiento). Mientras, los ciudadanos a seguir tragando con políticos irresponsables e ineptos (los más), corruptos (quiero creer que los menos) y acampadas ilegales en las plazas (¿porqué a estos señores no se les puede aplicar la ley? claro, que proclaman que están por encima de ella, incluso llegando a anunciar que "la soberanía no está en el congreso, sino aquí"; y encima quieren dar lecciones de democracia...) Eso sí, todos, los unos y los otros, sólo son síntomas de una enfermedad que se llama España. Como siempre, tenemos lo que nos merecemos.
Leer más...

martes, 31 de mayo de 2011

Españistán, o el origen de la burbuja inmobiliaria

Gran explicación histórico-económica del origen de la crisis nacional actual. Para mí tiene un valor especialmente descriptivo, y me encanta cómo incide en la idea del "gran botellón" en que hemos participado todos los españoles y la resaca tan gorda que estamos pasando. También hay que considerar de dónde veniamos cuando empezamos con esto (niveles máximos, ejem, perdón, ex-máximos, hasta ahora, de paro en la primera mitad de los noventa y la convergencia con Europa casi imposible) y cómo las ideas que tenían una finalidad social benévola(acabar con el paro) han sido también las que por no dirigirlas de la manera adecuada nos han llevado, una década después, a más paro aún. Menos claro me queda el papel que se le quiere otorgar a la política laboral, que se mencionaa de pasada, pero bueno, creo que es un documento realmente estimable. Espero que os guste. Ah, y recordar que es un anticipo de un cómic del autor Aleix Saló, cuyo blog tenéis aquí .

Bueno, y aunque yo no veo el video tan parcial como algunos (creo que deja a todos igual de mal), tampoco está de más completar la entrada con alguna crítica que puntualiza o completa lo dicho, aquí.



Leer más...

martes, 24 de mayo de 2011

Yo no estuve allí: Paul Revere y Pedro Serrano

Una de las bases de cualquier movimiento político o social es la comunicación. El traslado de la información sobre acontecimientos, programas, proclamas, etc. es primordial para el éxito de las acciones de los grupos humanos en relación con su contexto. Lo estamos viviendo en la actualidad, con la importancia que ha tomado internet, y en especial twitter, en la reciente oleada de revoluciones en el mundo islámico, así como en el controvertido movimiento 15M en España. También se hizo famoso el “pásalo” enviado por sms tras el atentado del 11M y que jugó un papel trascendental en la primera victoria electoral de Rodríguez Zapatero en España. La aldea global en que se ha convertido nuestro planeta gracias a las tecnologías de la información y la comunicación nos permiten saber casi al segundo lo que ocurre en cualquier punto de la geografía (otra cosa son los intereses de los que controlan esta tecnología, o si verdaderamente es “democrática y universal”, es decir, llega a todo el mundo y en las mismas condiciones). Sin embargo, esto es algo relativamente nuevo. En los siglos pasados, la transmisión de noticias era mucho más lenta y dificultosa por cuanto se tenía que hacer de viva voz o a través de misivas que viajaban por el mundo portadas por mensajeros. Sin duda, el correo más famoso de la historia fue Filípides, el joven griego, que dio lugar a la famosa leyenda del Maratón, de la que existen dos versiones: la más romántica es la que nos cuenta que llevó la noticia de la victoria de los atenienses ante los persas a Atenas para evitar que las mujeres atenienses matasen a sus hijos y se suicidasen, como habían planeado en caso de derrota griega, para lo cual recorrió unos 40 kilómetros; Herodoto, en cambio, nos cuenta que en realidad recorrió los 240 km. que separan Atenas de Esparta en tan sólo dos días para pedir ayuda a los espartanos. En la literatura, el mensajero más célebre es Miguel Strogoff, “el correo del zar”, que en la imaginativa mente de Julio Verne evita con su epopeya a través de la estepa rusa una invasión tártara. Sin embargo, en este artículo quiero referirme a dos figuras, cuya actuación tuvo similitudes en la forma y alcance de su gesta, pero cuyo reconocimiento en sus respectivas historias nacionales dista bastante: Paul Revere y Pedro Serrano.

Paul Revere es una figura muy conocida y apreciada en los EEUU. Todo niño estadounidense conoce la historia de este patriota y su famosa “cabalgada de medianoche”. En el transcurso de la guerra de la independencia norteamericana, este industrial de éxito ideó un sistema para avisar con antelación de los movimientos de los británicos. Así, sus informantes, por medio de la luz de lámparas encendidas, le comunicaron en la noche del 11 de abril de 1775 que las tropas realistas avanzaban a través del Río Charles en dirección a Lexington y Concord, donde los rebeldes guardaban un importante arsenal. Conocido esto, Revere inició un recorrido a caballo avisando a los patriotas de las acciones británicas al grito de “the Regulars (así conocían a las tropas del rey Jorge) are coming!”, lo que permitió que se prepararan las defensas y se ganase la batalla, protegiendo el arsenal y evitando que figuras tan importantes como John Hancock cayesen en manos británicas. Al terminar la guerra, la hazaña de Paul Revere fue celebrada y pasó a la historia de los EEUU, convirtiéndose en una leyenda nacional. Bien es cierto que la historia tampoco ha sido justa en este caso, pues Revere contó con el apoyo de otros dos jinetes, William Dawes y Samuel Prescott, cuyos nombres han quedado olvidados. Buena parte de culpa de la fama que la figura de Revere ha obtenido la tuvo el poeta Longfellow, que en su obra “Paul´s Revere ride” puso las bases de su leyenda.

España, en cambio, y como es bien sabido, gusta más de olvidar a los protagonistas de su historia, y, en caso de recordarlos, prefiere hacerlo para censurarlos y vituperarlos. Por ello no es de extrañar que el nombre de Pedro Serrano nos sea desconocido, al igual que lo es buena parte de nuestra historia, sobre todo porque muchos llevan varias décadas considerando que ésta empieza en la guerra civil. Empero, estamos en años de bicentenario de otra de nuestras guerras, una de las más crueles pero también la más patriótica de nuestro acontecer histórico, que llevó a la nación española a luchar por un objetivo común, e incluso puso la bases de la libertad en nuestro país, evidenciando que no necesitábamos la tutela de un rey absoluto. Pero, como todo lo que habla de España y la nación española, ha sido relegada al olvido, poniendo el foco en otros hechos que magnifican lo que nos separa. Pedro Serrano fue protagonista del levantamiento que dio origen a la guerra de la independencia española tras la invasión napoleónica de 1808. Como todo el mundo debería saber, el 2 de mayo de 1808, tras haber forzado Napoleón a Fernando VII y Carlos IV a cederle la corona de España y habérsela entregado éste a su hermano José, las tropas francesas sacaban de España al último miembro de la casa real que aún quedaba en Madrid, el infante Francisco de Paula. El pueblo de Madrid, ante esta situación, y al grito de “¡Que nos lo llevan!” se amotinó contra las tropas de ocupación mandadas por Murat. La brutal respuesta francesa enardeció los ánimos de los madrileños y españoles que poco a poco iban conociendo la noticia. Ese día hizo que pasaran a la historia nombres como los de los capitanes Daoiz y Velarde, que apoyaron el levantamiento de las clases populares desde el Parque de Artillería de Monteleón, o lo de las mujeres Manuela Malasaña y Clara del Rey. Los políticos Juan Pérez Villamil y Esteban Fernández de León, éste último testigo directo de lo acaecido en la capital, urgieron a los alcaldes de la vecina localidad de Móstoles, Andrés Torrejón y Simón Hernández, a publicar un bando, previamente preparado por ellos, que llamase a todos los españoles a tomar las armas frente a los invasores gabachos. Este bando, a la vez declaración de guerra a Francia y petición de auxilio a los compatriotas, debía ser hecho público por los alcaldes ordinarios y demás autoridades de las localidades en que fuera recibido. En este punto aparece la figura de Pedro Serrano, jinete que ejercía de postillón (mozo que iba a caballo delante de las postas), y que se ofreció a transmitir y entregar copias del documento por los municipios del Camino Real de Extremadura. En dos días recorrió más de 400 km., cambiando de caballo en las diferentes postas, y llevando por localidades extremeñas y andaluzas la llamada a un levantamiento general armado que tras cinco años de guerra expulsará al invasor de España.

Contrasta, pues, lo poco que sabemos de este Pedro Serrano, y lo poco que nos hemos hecho eco de su nombre, con el papel otorgado al que, como él, llevó noticias de sublevación y rebeldía contra la opresión poco antes y a un océano de distancia, Paul Revere. Eso sí, creo que todos convenimos, conociendo a los americanos y conociendo España, que no resulta extraño ni la leyenda fabricada por aquéllos, ni el olvido al que hemos relegado a nuestro compatriota. Ambas circunstancias nos dicen mucho de ambos países, de cómo se ha construido su historia, y de cómo encaramos el futuro. ¿Las conclusiones? Que cada uno saque las suyas. Yo me limito a constatar la disparidad con que la historia ha tratado a ambas figuras.
Leer más...

lunes, 2 de mayo de 2011

El 22 de mayo y la educación

Esta entrada quizá sea un poco “corporativista”, puesto que trata sobre las condiciones de trabajo de los docentes de CLM, pero creo que se pueden sacar conclusiones válidas para algunas cosas más, como por ejemplo la duda que siembran los políticos entre los ciudadanos de bien sobre si son unos mentirosos indecentes o simplemente están abducidos por un entorno de aduladores y lameculos que hacen que vean un mundo bastante distinto al real; en definitiva, si mienten conscientemente o se creen las mentiras que cuentan (véase el prejubilado ZP en Tenerife este fin de semana diciendo que “estamos luchando contra un paro que no hemos creado nosotros” ). Al tema. En el último número de la revista de ANPE CLM entrevistan a los dos candidatos principales a la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha: José María Barreda y María Dolores de Cospedal. Las preguntas versan, como es normal, sobre la situación de la educación en CLM, que es lo que interesa a esa publicación.

La entrevista a Cospedal tiene poco valor, porque, como aspirante que es, no dice nada, es decir, se limita a criticar la situación actual pero tampoco toma demasiados compromisos, escudándose para ello en que primero, en caso de ganar, tendrían que estudiar la situación de las cuentas de la Junta de Comunidades. Tan sólo se compromete a algo que no supondría un esfuerzo económico: reconocer al profesorado como autoridad pública. Todo lo demás, vanalidades y vaguedades: erradicaremos el fracaso escolar, recuperaremos las ganas de aprender y la cultura del esfuerzo, defenderemos la dignidad del docente, lucharemos por una escuela pública de calidad, blablablá. Del cómo va a hacer todo esto, nasti de plasti.

La entrevista interesante para mí es la de Barreda, al que tengo (es opinión personal muy poco fundamentada pues no he tratado con él personalmente) como una buena persona, aunque creo que los muchos años de gobierno socialista de CLM han creado una especie de “nobleza” política con una importante clientela (política, cultural, periodística, empresarial…) que controla todos los ámbitos de la vida ciudadana y que a menudo insulta la inteligencia de los ciudadanos con propaganda infame y declaraciones vergonzosas, lo cual no quiere decir que esos “insultos informativos” no nos los merezcamos (en democracia se tiene el gobierno que se merece). El caso es que, por lo que dice, la imagen que él tiene de la situación de la educación en CLM dista mucho de la real, o, al menos, de la que percibimos lo que nos dedicamos a esto. Hay una parte de la entrevista que me parece clave.

Pregunta: “Según una encuesta de ANPE, el 71% de los docentes de la región no está contento con cómo debe desarrollar su trabajo ¿Piensa remediar esta situación? ¿Cómo?”.

Respuesta:” No comparto ese diagnóstico. No es lo que me dicen los muchos docentes con los que hablo”.

Repito, “no es lo que me dicen los muchos docentes con los que hablo”. ¡El análisis de la situación de la educación lo realiza “hablando” con “muchos” docentes! Nada de encuestas ni fríos y esclarecedores datos (34% de fracaso escolar), lo importante a la hora de diagnosticar los problemas de la educación es servirse de la “vaselina” que le dan los propios diseñadores del desaguisado (consejeros, directores generales, asesores), los amigos y seguramente correligionarios políticos que se dediquen a esto y los pelotas que se le acercan en las inauguraciones. ¡Menuda representatividad del “gremio”! Pero es que la cosa continua. Por si alguien no lo sabe, este año en CLM no se convocan oposiciones para Maestros, a pesar de contar con una alta tasa de interinidad. Primero dijeron que no lo hacían porque en las comunidades limítrofes tampoco lo harían, evitando que viniesen en masa opositores foráneos. Cuando estas comunidades sí las convocaron, en CLM dijeron que no lo hacían “porque no se lo permitía la ley” (¿Y a las otras sí?). Vamos a la entrevista.

Pregunta: ¿Levantará la congelación de ofertas de puestos de trabajo?

Respuesta: No existe tal congelación (¿!)(…) Este año, y excepcionalmente, no se dan las condiciones para tal convocatoria. Así lo han entendido los maestros interinos, y así nos lo dicen. Me cuentan que en alguna región cercana los responsables de su sindicato han pedido que hagan allí lo que hace Barreda en Castilla La Mancha: defender a sus interinos”.

Extraigo de nuevo las expresiones más significativas: “…así nos lo dicen”, “me cuentan”. Quitando que para él (y para muchos más) defender a sus interinos es putear a los licenciados que no trabajan y que no tienen la oportunidad de presentarse a unas oposiciones, (es decir, casi imposible trabajar en x años, hasta que las convoquen), de nuevo recurre a que a él “le dicen otra cosa”. Pero ¿quién, amigo Barreda? ¿Dónde? ¿En el bar? ¿En los actos del partido? ¿En los pasillos de los sindicatos amigos? ¿Cuándo paseas por la calle? Ciertamente, la cercanía es un punto interesante para cualquier gobernante, pero en aras de la misma renunciar a la estadística y el análisis científico de tal manera que la realidad se pliegue a tus intereses es otra cosa. Entiendo que nos quieran “vender” una realidad manipulada y torticera, pero es que algunos, me temo, que es la que ven (porque quieren verla, claro) Todo esto me recuerda al cuento del traje nuevo del emperador. Ahora entiendo la vehemencia de sus discursos. ¿Qué es más peligroso, un gobernante obtuso, a merced de los que le manipulan, o uno manipulador, pero consciente de la realidad? Casi que me aterra más lo primero.

Tenemos unas elecciones autonómicas el 22 de mayo, y os reconozco que estoy hecho un lío. Como ciudadano, pienso que tras casi 30 años de gobierno socialista a CLM le vendría bien un cambio, pero, como profesor de la educación pública, ese cambio me da un poco de miedo; aunque similar pavor me produce que la cosa siga por los derroteros actuales, eso sí. Es más, de nuevo como ciudadano, creo que no sería malo que el PSOE perdiera las elecciones, aunque no sé si sería bueno que Cospedal las ganara (aquí, lo reconozco, me dejo influenciar por el monstruoso aparato mediático que la Junta y el PSOE han puesto en contra de esta mujer). Como educador, sé que el PSOE va a seguir ahondando en los mismo errores, que ni siquiera reconocen, e igualmente soy consciente de que el PP no va a cambiar nada, porque no le van a dejar ni para bien ni para mal (ya pasó en el 2003 con la famosa LOCE o, como yo la llamaba rememorando el gran film de Berlanga- q.e.p.d.- “Los Jueves, huelga de estudiantes”) Eso sí, como funcionario público, estoy seguro de que gane quien gane nos la va a meter doblada, aunque ha de señalarse que el primero en hacerlo ha sido el PSOE de ZP (que lleva un año tomado medidas que si las hubiese tomado el PP estaría España ardiendo; aquí vemos la coherencia de la ciudadanía española). Y más allá del “bipartidismo” ni pienso, porque no me siento nada cerca de IU, y de UPyD, que también se presenta, pues creo que sería “tirar” el voto, puesto que no va a sacar nada (que tampoco sería mala idea, aunque sería una solución “ponciopilatiana”, vamos, casi como no ir a votar o votar en blanco).

Como véis, incertidumbre por doquier, como supongo que una gran número de castellanomanchegos más. Pues nada, hasta el 22 de mayo nos lo seguiremos pensando, aunque yo desde hoy me declaro en huelga electoral de campaña, es decir, que pienso huir de la campaña electoral renunciando a ver y oir los informativos y renegando de los periódicos (ya ni las páginas de deportes me dan una alegría, ¡snif!) puesto que si habitualmente ya lo hago, en campaña más aún, de lo que digan unos y otros, ¡no me creo nada!
Leer más...

miércoles, 20 de abril de 2011

Diálogos con la música: El Lebrijano y "Lágrimas de cera"

Edición especial de Semana Santa del espacio "Diálogos con la música" en Increiblebleble. La música propia de estas fiestas es ma-ra-vi-llo-sa. En cualquier pueblo de España las bandas interpetan notas llenas de belleza, emoción y Fe. Como culipardo, he de destacar lo bien que suena la local Banda de Santo Tomás de Villanueva, algunos de cuyos miembros han sido alumnos míos (sí, ya sé que de Geografía, no de música, uséase que no tié ná que ver). Disfrutar de la música de Semana Santa es fácil, puesto que no hay pueblo sin procesión y banda, así como son numerosísimos los CD´s editados por las agrupaciones musicales más destacadas. Sin embargo, en nuestro afán por descubrir músicas distintas, pues ese era el objetivo del programa radiofónico del que toma nombre esta sección, nos volvemos hacia el flamenco, pero no en su versión más ortodoxa, sino en su aspecto más experimental y arriesgado. Hace pocos meses perdimos a uno de los nombres más importantes de esta música, quizá también uno de los que más ha arriesgado e investigado en el flamenco, Enrique Morente (inolvidable su álbum "Omega" con Lagartija Nick). Hoy centro la mirada en otro de esos investigadores incansables, Juan Peña "El Lebrijano", cantaor magnífico y explorador insaciable, de familia ilustre en el flamenco (es tío de Dorantes, al que ya dedicamos una entrada). En 1999 publicó Lágrimas de Cera, un Cd donde pone al servicio de la emoción de la Pasión de Cristo todo su arte y sus renovador cante jondo unido a las más diversas tradiciones usicales del mediterráneo. La caña, vamos. Difícil no emocionarse escuchando esto.












Leer más...

martes, 19 de abril de 2011

Semana Santa: Pasión y Fe

Me han recordado en casa que la primera Semana Santa de este blog prometí hacer una entrada especial sobre estas fechas. Como véis los que seguís el blog (si es que hay alguien) no se puede comparar el ritmo de producción y publicación que llevé durante el 2009 y el 2010 con el actual, ya que el tiempo y, lo reconozco, el interés ha ido a menos. Empero, quiero mantenerme, de momento, en mi compromiso, y lo haré transcribiendo partes del maravilloso pregón de Semana Santa que el año pasado Antonio García Barbeito, al que sólo conozco por ser colaborador de Carlos Herrera en la radio, dió en Sevilla. Curiosamente, fue criticado por muchos porque no hacía referencia a la parte más lúdica de estas fiestas, amén de no poner en relevancia la Meca semanasantera (¡toma multiculturalidad!) en que han querido convertir a la capital andaluza. Claro que quien eso dijese se enteró de poco, la verdad. Es un bellísimo texto que aborda lo, en mi opinión, primordial de la Semana Santa, el aspecto religioso y mistérico, el lado personal y vital, la cercanía con esa divinidad humana, o humanidad divina, que representa Jesucristo en la cruz y que nos pone a todos en el centro de todas las preguntas acerca de la existencia, trascendiendo la mundana realidad y mirando a la eternidad a los ojos. Fe y duda, duda y Fe, porque no puede existir lo uno sin lo otro. En estos tiempos tan "laicos" (ateos diría yo, pues es eso lo que en realidad defienden, entendido el ateismo como una religión más, cada vez más fundamentalista, por cierto)es emocionante y me llena de alegría encontrar estas palabras, que resumen de manera personal una manera de vivir la Fe que alumbra la incertidumbre, pues no puede haber la una sin la otra, y que es la que yo he vivido en todos los buenos cristianos que he conocido y conozco, que han sido y son muchos.

Pues eso, un texto precioso como pocos he leido en años, y que alguna lagrimita me hizo derramar (aunque ya sabíes que en eso soy un chico fácil.
En estas atinadas palabras responde a ese recelo siempre existente sobre si la Semana Santa es Fe o idolatría:

"Yo vengo de lo pequeño, de un lugar que sólo tiene un Nazareno y dos crucificados que recorren las calles. Vengo de allí donde empecé a aprender la devoción de los míos… Tú quizá no puedas entender –o sí- que hombres que blasfemaban con la boca cerrada lloraran como niños al ver pasar a Dios con una Cruz a cuesta. Llegaban los muchachos, llegaban los hombres a la parihuela del Señor y amarraban su pañuelo como quien escritura en un nudo una vieja promesa. Porque sí. Porque para ellos Dios no podía estar lejos, tenían que fiarlo todo a una imagen. Eran los mismos que habían visto, tras un año de sequía, cuando el tiempo había abierto en el mostrador de las tierras un muestrario de solanos del que los días copiaban para cortarle al campo un traje de ruina, y como nadie contestaba con lluvias a súplicas y rezos, recurrieron a Él, al mismo que otras veces los había socorrido. Le pidieron la lluvia por las veras del campo, silencio y esperanza, cuando abril no sabía dónde estaban las nubes. Y llovió. Y por eso creen en Él. Y por eso van a verlo, a rezarle o a darle gracias. Saben que ese Nazareno no es el Dios de los cielos, pero ellos –como tú- necesitan un Dios con domicilio, un Dios con “consulta” en la tierra, no un vacío lejano donde se pierden las preguntas."

Nos regala también estos preciosos versos dedicados a los costaleros:

Les cabe bajo el brazo el equipaje

para su larga y dura travesía.

La fuerza sacará que no tenía

el músculo. Más nervio, y más coraje.

Y el alma, que sin alma, este viaje

no lo soporta nadie, nadie iría

en la ciega galera de una umbría

remando con los pies en oleaje

de un mar urbano con brillo de cera,

obediente a una voz seguiriyera

y a un golpe de martillo que motiva,

si al levantar el paso no pensara

-rebosante la fe, la entrega clara-

que es Cristo o es su Madre quien va arriba.

Anda por sus pies el Cristo

y anda por ellos María.

que andar sin ellos sería

ir de gracia desprovisto.

Por eso, Señor, te insisto:

hazles de santas maderas,

un cielo donde Tú fueras

capataz que iguale nombres.

Un cielo para esos hombres,

¡Pero con trabajaderas!


Continúa con referencias a las sensaciones que provoca la semana santa en el creyente que la vive, que la siente, que la duda y que la abraza.

Lo miro en la cruz clavado,

abandonado de Dios

y un ruego: “¡perdónanos”,

se hace culpa en mi costado.

Lo negué. Y Él me ha salvado

de llenarme de vacíos.

Por eso, al sentirle fríos

manos y pies tan esclavos,

yo sé que en esos tres clavos

algunos golpes… son míos.

Sigo aquí, Señor, rezando

oraciones que aprendí,

pero al preguntar por Ti,

sigo dudando, dudando.

Señor, por la duda ando

entre preguntas desnudas,

esperando a que Tú acudas

a despejarme neblinas:

yo te arranco las espinas,

¡arráncame tú las dudas!

Con una cruz sobre el hombro,

pasas, Señor, ante mí,

y tu paso, al verte así,

con una oración lo alfombro.

Pero al rezarte te nombro

como siempre te nombré:

sin tener claro si es fe

lo que me empuja a rezarte,

o saber que tengo parte

en esa Cruz. No lo sé.


El compromiso cristiano, más allá de lo formal y lo cainita, que debe renovarse cada semana santa al recordar la Pasión de Cristo, nos lo recuerda en estas palabras:

Pasan cristos a diario

por su calle de amargura,

y mi esfuerzo no procura

evitarles su calvario.

Nunca creo necesario

llevar su peso conmigo.

En mi egoísmo, no digo

-por más que diga que creo-,

que si soy su cirineo,

ya lo estoy siendo contigo.


Si tú eres el mismo Cristo

y preguntaste a la Altura,

¿qué hago, si en mi noche oscura

alguna cruz no resisto?

Y si por tu amor existo,

¿cómo me voy a callar,

si me acaban de clavar

una lanza en el costado,

y por más que te he llamado

Tú no acabas de llegar?


Dios y el hombre; Jesucristo, ambas cosas, sin ambages, sin excusas, uno frente al otro, las preguntas y ¿las respuestas?...

“¿Por qué me has abandonado”?,

preguntaste en tu agonía.

Hice tantas veces mía

esa pregunta a tu lado…

Cuando me sentí acabado,

a tu nombre recurrí.

Mi agonía puse en Ti

en desesperado grito…

¡Que yo también necesito

que alguien conteste por mí!


El Dios que tengo en mí no es de madera,

ni sale en procesión ni tiene nombre,

es un Dios todo Dios y todo Hombre

que de mí, sin pedirme, tanto espera.

El Dios que tengo en mí de cabecera,

vive pendiente de que yo me asombre,

de que le pida cuentas, que lo nombre,

le exija, le pregunte. Y que lo quiera.

Es ese Dios que entre los hombres labra,

para sembrar a mano una palabra

-Amor- que le germine cada día.

El mismo que me llama y no contesto,

el que siempre me encuentra con lo puesto.

El que sigo buscando todavía.


El Dios que no busqué vino a buscarme

y no supe quién era, a qué venía.

Se fue. Pero volvió. Yo lo sabía:

a Dios no hay duda que me lo desarme.

Creí que iba a pedirme; vino a darme;

le rechacé el regalo. Me insistía.

Y me alargó la mano. Todavía

no sé por qué razón pude negarme.

Me fui. El se quedó. Lo eché de menos.

Me dijeron que andaba entre hombres buenos,

generoso, fraterno, conjuntivo.

Y en el campo una tarde, al recordarlo,

me contestó cuando empecé a nombrarlo

al decir “surco, río, luz, olivo…”


Jesús sabe que el hombre necesita

lo visible y cercano, lo tangible,

y para que se acerque a lo posible,

imágenes de Él le facilita.

Aquel Jesús de cruz y de calvario,

el nazareno aquel, el que decía

que por Amor la pena merecía,

quizá no sea tu imagen de diario.

Pero Él se va a la mano de las formas

porque sabe que tú no te conformas

si no lo ves, lo palpas, lo veneras…

Y permite a la mano que lo talle

y al pueblo que lo lleve por la calle,

¡para que tú lo nombres como quieras!


Ni tú eres Dios ni yo soy el Diablo.

Somos hermanos en la misma Obra.

(Yo te mendigo Dios, si es que te sobra;

lo precisa el amor con que te hablo.)

No vengas a clavarme tu venablo

para aumentar mi duda y mi zozobra;

que Dios paga en Amor, y Dios no cobra

más que en Amor, amigo. Busca a Pablo.

El Dios que anda por mí, el Dios que digo

es un Dios de perdón, no de castigo;

y acaricia mi duda y no se espanta

de mis debilidades. No se aflige:

si ve que me equivoco, me corrige,

y si ve que me caigo, me levanta.


Y para finalizar, María, esa otra gran protagonista de la Pasión, tan humana y tan divina como el Nazareno:

Cuánto nombre para un único Cielo,

cuántas flores para una sola Rosa,

cuánto nombrarte siempre Dolorosa

para acabar nombrándote Consuelo.

Tantas coronas y una sola frente;

para los mismos ojos, cuánto llanto,

y cuánto, cuánto, cuánto perfil santo

para mirarte Una y diferente.

Cuánto nombre buscando hacerte suya

en la oración, el ruego entre la bulla,

en la devota y vieja cercanía…,

para que todo sobre cuando vayas

a contarle la pena que te callas

y simplemente digas: “Madre mía…”

Leer más...