sábado, 6 de diciembre de 2008

LA EDUCACIÓN EN CASTILLA LA MANCHA

Para inaugurar las entradas de este blog voy a abordar un tema bastante serio y que me toca muy de lleno: la educación. Y, en concreto, la educación en Castilla La Mancha. Si al profesorado se nos ha venido ninguneando desde la administración central (bueno, la verdad es que se nos ha denostado desde todos sitios, claro que así le va a este país, renegando de los que tienen que educar a sus jóvenes)... decía que si se nos ha ninguneado desde la administración central, más aún se ha hecho desde la autonómica. Siendo como somos para ellos los “sospechosos habituales” (vagos que no quieren trabajar, malvados fascistas que quieren imponer un régimen autoritario en las aulas, tardofranquistas que suspenden a los alumnos como una forma de satisfacción perversa de sus reprimidos deseos sádicos…), han venido haciendo leyes, decretos y circulares (sí, sí, circulares, quien no se dedique a esto se podrá sorprender, pero es así, en la educación de CLM una circular tiene casi más rango que una ley) pasando absolutamente de la opinión de los que se supone que somos los “profesionales de la educación” (luego me pararé a reflexionar sobre esta expresión, en próximos artículos). Así, desde la LOGSE (ley no del todo mala, pero que en la balanza entre lo bueno y lo malo que aportó, por desgracia tiene mucho más peso lo segundo) hasta la última LOE, ambas de carácter estatal.

Ahora la administración castellano-manchega se plantea la elaboración de una ley propia puesto que ya se sabe que en este país hay que hacer las cosas dos y tres veces aunque el sentido común te diga que con una es suficiente (“más triste es de pedir”, podrán justificar los que viven de esta “mimetización obtuso-administrativa”); ya sabéis, al Estado le sobra el dinero (a los ciudadanos que lo sustentan no, curiosamente, pero a la administración sí; genios de la economía que tenemos, oigan). El caso es que en el proyecto presentado se vuelven a repetir todos los errores en los que se viene cayendo desde hace más de quince años, y que han traido el sistema educativo que tenemos actualmente y sus resultados (si usted no se dedica a esto y piensa que la educación en España está mal no sabe lo que dice… se está quedando muy, muy corto). Palabrería vana y sin contenido, incoherencia (valorar el esfuerzo pero sin valorar los contenidos ni los resultados), falta de objetivos concretos, ausencia de instrumentos reales para favorecer una educación de calidad (o buena simplemente, que nos conformamos con eso, hasta con regular), prejuicios que impiden ver la realidad de las aulas, etc. Pero vamos, que si no se lo creen, les presento unos ejemplos, sacados del título de la propuesta “El futuro de nuestros ciudadanos y ciudadanas”:

“es necesario convertir las aulas en un espacio de permanente respeto, de práctica de un esfuerzo responsable, de comunicación e intercambio a través del diálogo entre el profesorado, el alumnado y los contenidos de la enseñanza, y en un laboratorio de convivencia, de trabajo y de cooperación”

El cómo de todo esto, que parece muy bonito, aunque si se lee bien es una cursilada insoportable, es otra cosa, de eso no se habla. Parafraseando a Superratón, “no se vayan todavía, aún hay más”:

“La sociedad nos demanda que les enseñemos a todos y todas sin discrimina­ción para construir, con ello, una sociedad cohesionada. Se trata, por tanto, de actuar con las personas, sea cual sea el alcance de las diferencias, en un entorno normalizado y escasamente restrictivo, facilitando los medios necesarios para que sea posible una respuesta inclusiva”.

« Normalizado y escasamente restrictivo » ¿Y para qué sirven las normas sino es para restringir? ¿Me lo explica? Éste que ha escrito esto que se meta en un 2º o 3º de la ESO, que se va a enterar lo que es un entorno “normalizado”, jejeje. ¿Y lo de la respuesta inclusiva? ¿Ezo qué é lo que é? ¿Pero usted para quién legisla? Ah, que todos deben estar dentro del sistema… Si no digo yo que no, pero no todos en el mismo aula, y a la vez.

“Los entornos homogéneos dificultan que el alumnado con peores resulta­dos académicos disponga de los modelos más adecuados para su avance y desarrollo, contribuyendo con ello, aun sin pretenderlo, a reproducir diferen­cias sociales.
Las prácticas cooperativas y su desarrollo en contextos naturalmente hetero­géneos constituyen una fórmula más adecuada para asegurar la formación de personas competentes socialmente, activas y solidarias, sin que ello suponga una renuncia a la exigencia del esfuerzo individual y al fomento de la motivación, del hábito del trabajo y de las ganas por aprender.”

¿Mande? ¿Lo cualo? Je ne comprend pas, monsieur ; I don´t understand. ¿Recordáis lo que decía de los prejuicios? Mirad el primer párrafo. Ahora preguntadle a la mayoría de profesores. Contra, que esto lo escriben los mismos que han creado la Diversificación o el Currículo Adaptado (dos de las cosas buenas que han hecho). Ejemplo de apriorismo, de dogma de Fe ideológica (uy, qué cosas tan feas estoy diciendo a unos señores tan laicos) que impide una correcta aplicación de los medios para alcanzar el verdadero objetivo: la educación y la formación de cada alumno partiendo de unos objetivos comunes y ampliándolos según las capacidades e intereses (subrayo esto último) de cada uno. Hay casos en que los entornos homogéneos son positivos, y al revés. Punto. Deberían ser los que están en el día a día con los alumnos los que deben decidir sus agrupamientos. Al menos es lo que dice el sentido común. Pero claro, estos señores (políticos, asesores “especializados” que hace años no pisan un instituto para dar clase y mucho menos un aula de la ESO, gurús ideológicos… espero tratar sobre ellos algún día), éstos, digo, desde sus despachos y su visitas programadas a los centros, ya saben ellos de antemano lo que hay y lo que no hay que hacer.

Atentos al final del segundo párrafo “sin que suponga una renuncia a la exigencia del esfuerzo individual…” , ¡pero si ni siquiera se pueden poner ceros! (sí, sí, querido neófito en estas lides, en CLM no se pueden poner ceros) ¡Si un alumno sin sacar el libro siquiera, qué leche, sin ir a clase, ya tiene un uno!. ¿Qué esfuerzo se exige?

Atención también a lo de “personas competentes socialmente, activas y solidarias”. ¿Competentes socialmente? Pero si ni siquiera logramos que no tiren los papeles al suelo, que están toas las calles guarrismas y los institutos peor. O que no escupan en la calle, que lo han puesto de moda los futbolistas. O que digan buenos días. O que no nos rompan los tímpanos con la música de las “discotecas-móviles” y sus chaspún-chaspunes (ojo, que éste es el sueño de muchos de nuestros jóvenes de 14 a 18 años, pasearse así por el centro de una ciudad… eso es ambición y lo demás son tontás), que parecen empeñarse en que todo el mundo se entere del mal gusto musical que alguno tiene. Si con eso nos conformamos, y no somos capaces de ello, ¿qué quieres decir con “competentes socialmente”? Si de verdad quieres conseguir objetivos de respeto a los demás, enuméralos tal cual, aunque parezca ridículo:

1. las papeleras son de todos, no les des patadas;
2. No tires los papeles al suelo, o el barrendero/a (¿véis? Yo también soy políticamente correcto), que debería limpiar sólo lo que es inevitable que se ensucie, te meterá el palo de la escoba por el…;
3. No escupas en la calle, o serás exiliado para convivir en los Andes con tus congéneres las llamas.
Y así, muchas más.

No digamos ya si tratamos asuntos más serios y peligrosos como la violencia (en general, que una de las cosas estúpidas que se está haciendo en este país es compartimentar la violencia, y así nos va, que crece día a día), las drogas (aunque esto creo que sólo lo vemos como un problema real algunos gilipollas como yo), la falta de formación, etc.

Aunque había pensado que iba a seguir analizando y comentando el texto de la ley, de momento lo aparco, ya que está en trámite (se acabó el plazo para hacer alegaciones), y además como me tomo esto demasiado en serio, no tengo ganas, de momento, de que me salga una úlcera, que bastante tengo con el "Madrí". Eso sí, me negaré a comentar nada del apartado sobre la formación del profesorado puesto que lo dicen los que obligan a un profesor que puede llevar, digamos, diez años dando clase como interino, a hacer cuando aprueba la oposición un curso de formación inicial para el profesorado impartido a menudo por esa gente que hace tiempo que no pisa un aula (o son el hazmerreír de sus alumnos). Con eso está todo dicho.

Agradezco igualmente a todos mis compañeros del IES Eduardo Valencia el apoyo que han dado al texto que redacté como alegación a la propuesta de ampliación a 18 años de la edad de permanencia obligatoria en el Sistema Eduacativo.

Hala,, que tengo que colgar una barra de la pared de la cocina y bajar la alfombra pal salón, que hace frío. Y mañana poner el Belén y el árbol, que ya casi estamos en Navidá.

10 comentarios:

Ángel dijo...

¡Cómo sois los de la pública! Si ya tenís un portatil, pa que querís más.

Wayne dijo...

También es verdad

Angel dijo...

He colgado tu artículo en meneame.net y esto ha sido lo que ha contestado uno:

No estoy de acuerdo con lo que dice. El sistema educativo tiene muchos fallos pero eso no quiere decir que tengamos que volver al modelo tradicional que es:

-Autoritario. Las escuelas democráticas han demostrado que este modelo funciona y hace que la convivencia y el aprendizaje mejoren considerablemente. Esto no significa que no haya reglas, sino que éstas y las penalizaciones correspondientes por no cumplirlas sean consensuadas entre todos, lo que facilita la aceptación y cumplimiento de las mismas.

-Memorístico y magistral. En la escuela se valora memorizar conceptos por encima de otras habilidades a mi parecer mucho más importantes, ya que los conceptos memorizados se olvidan en un corto plazo de tiempo. Es muy importante favorecer la investigación, mediante la cual se aprenden habilidades necesarias como la comprensión lectora, la actitud crítica, la búsqueda de la información necesaria por distintos medios, la esquematización y resumen de conceptos, el trabajo común, el consenso y confrontación de ideas, etc.

-Excluyente. Todos los alumnos saldrían beneficiados si se integrara de verdad a los alumnos con necesidades especiales. Se podrían usar métodos en los que los alumnos se ayudarán entre sí en los temas en los que necesitaran ayuda. Así el que ayuda reafirmaría sus conocimientos, aprendiendo a expresarlos y tomando conciencia real de lo que sabe y lo que no, y el que es ayudado podría alcanzar el ritmo de la clase.

-Desfasado. Los métodos usados por los profesores están muy anticuados y una asignatura pendiente para el profesorado es la educación permanente (a la que están obligados por ley) en la que de verdad adquieran nuevas estrategias educativas. A un alumno le interesa más lo más cercano y actual, y por ejemplo para explicar la segunda guerra mundial se podría empezar hablando del problema palestino-israelí (tema actual que se ve casi todos los días en el telediario)y a partir de ahí mirar atrás en el tiempo.

En definitiva, el sistema educativo falla y no da resultados, pero eso no quiere decir que tengamos que volver al método tradicional de enseñanza sino avanzar y adecuar la educación a los nuevos tiempos. Por supuesto esto requiere un gran esfuerzo por parte de los docentes, ya que es más fácil y cómodo abrir el libro por la página nº40 que planificar una investigación, reprimir que consensuar, excluir que integrar, etc.
Es muy cómodo echarle la culpa a todos menos a sí mismo, y no admitir los fallos y responsabilidades. Hay muchos factores que intervienen en que la educación esté tan mal y el profesorado es un factor con mucho peso en este problema.

Ángel dijo...

Otro ha puesto esto:

Totalmente de acuerdo en un aspecto. En que no se debe volver a los viejos modelos. Si no por otra cosa, porque a día de hoy es imposible. Con éso es suficiente para descartarlo como posibilidad ( no vamos todos a andar flotando por el mismo limbo que los pedagogos ).

Lo de consensuar las normas "mola que te cagas, tío" . Como parece que es una iniciativa directamente aplicable y eternamente escalable, ( ¡magia! ), propongo que se adopte, también, en los centros laborales y penitenciarios.

En lo de la memoria y el método magistral, ahí sí que le has dado. Porque la memoria no sirve para nada... No es una capacidad intelectual que merezca la pena desarrollar y poner al servicio del alumno sino una sibilina infiltrada del pensamiento único y la jerarquía social... Respecto al método magistral, ¡Qué estupidez! ¡Si el aprendizaje coparticipativo funciona de miedo!... ¡Lo que están aprediendo los chavales en cada recreo sobre la violencia, las jerarquías...! ¡Si tienen Oriente Medio en los pasillos!

Y luego lo de los "desfases"... ¡Ahí sí que has puesto el dedo en la herida!... en efecto, para no confundir al alumno hay que explicar el conflicto árabe- israelí para llegar donde uno pretende, la Segunda Guerra Mundial... ¡Pero si es lógico!... ¿Por qué no empezar por lo más sencillo?...

Molas tío... ¡De verdad!... ¡eres tan... "psicopedagogo"! ...

Vamos que el sistema educativo falla pero no hay que volver a lo que antaño fue terreno firme... No, no, no... Vamos a innovar... Como los docentes lo tienen "chupao" ( sinverguenzas que son que ni diciéndoles cómo tienen que hacer las cosas y las teorías tan bonitas que hay detrás son capaces de dar palo al agua ), vamos a obligarles a leer una nueva ley definitiva para la educación cada cuatro años y varios cientos de circulares entre ley y ley para que no caigan en la tentación de abrir el libro por a página cuarenta . ¡Que los que tienen que esforzarse y estudiar son los profesores, no los alumnos!....

Y de reprimir nada... Porque hay que entender que si "el chinas" está embutido en un aula escupiéndole en el pescuezo a Manolito es contra su voluntad, porque no ha recibido una educación en una familia estructurada lo que lo pone en riesgo de exclusión... Lo que evitaremos mandándolo a una escuela... ¿desestructurada?

Es muy cómodo echarle la culpa a todos menos a sí mismo, y no admitir fallos y responsabilidades. Hay muchos factores que intervienen en que la educación esté tan mal y la psicopedagogía es un factor con mucho peso en este problema. ¡Con mucho!

Es lo que pasa cuando se hace causa de estado de una disciplina tan altamente ideologizada... La psicopedagogía es la biología de Lysenko "a la española".

Ya os han sacrificado en el altar a unas cuantas promociones... ¿Vuestra sed de carne no tiene límites?... ¿De verdad no vais a ser capaces de hacer un mínimo ejercicio de autocrítica?

PS: No soy profesor.

PS: ¿Por qué no se elaboran los programas de entrenamiento de los atletas de acuerdo con las novedosas teorías de la psicopedagogía española?

Ángel dijo...

Este último era la respuesta al anterior.

Rafa Fdez. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, ánimo con tu blog que parece que estás empezando.

Ángel dijo...

En la direcció que te muestro se puede seguir el debate generado por tu artículo:
http://meneame.net/story/profesor-cuenta-incoherencias-sistema-educativo

h3s10d0 dijo...

Soy el "meneante" que ha contestado en términos tan poco adecuados al primer comentario del hilo que ha generado tu artículo en "meneame".

Me gustaría dejar constancia aquí como lo he hecho en "meneame" de que mi "afán polémico" me ha llevado a caricaturizar y banalizar las opiniones de la persona a la que respondía, a la que pido disculpas.

Una persona que se dice "educada" debería intentar comprender a la persona con la que discute y no, simplemente, intentar ridiculizarla.

Una persona que no se preocupa por la más elemental educación, simplemente, no debería opinar sobre sistemas educativos.

Fue suficiente leer su contestación a mi despropósito , correcta y constructiva, para que me embargara la verguenza.

Gracias al meneante "Armo" por su generosidad.

Anónimo dijo...

buenas hipolito soy ana maria molina briñas de 1 bach de cc.ss b del ies eduardo valencia me parece muy mal que en tu articulo de educacion nos compares a todos por igual diciendo que tiramos al suelo los papeles en fin que dices que somos unos guarros y que ponemos la musica muy alta en fin en pocas palabras nos pones verdes si todos no lo acemos pues no generalices y parece mentira que pienses ke somos unos vagos y no reconozcas ke ay muchos estudiantes que son muy competentes en fin nos pones verdes y no me parece justo ke pagen justos por pecadores eso no es asi que lo sepas contesta

Wayne dijo...

En ningún momento generalizo. El asunto que se trata es el de la reforma educativa, que en principio debe ir dirigida a solventar las dificultades con los alumnos o jóvenes que presentan comportamientos antisociales. De esos son de los que hablo. Por suspuesto que hay buenos estudiantes, y, lo que es más importante, buenas personas. Y son la mayoría, o esa al menos es mi experiencia. Pero en las reformas se intenta arreglar lo que falla; sin estropear lo que funciona, eso sí, lo que a veces se olvida. Sólo tienes que mirar a tu alrededor y verás esos comportmaientos inadecuados. ¿Qué numéricamente son los menos? Seguro, pero son los que más destacan y los que hay que solucionar. Entiendo que pueda resultar frustrante a aquellos jóvenes responsables que el sistema no se fije en ellos, o que la sociedad (o yo) generalice, pero es inevitable. Me viene a la mente la parábola del hijo pródigo, que todos conocemos. Quizá no sea muy justo que la mayoría de los recursos y la atención se dediquen a aquellos que no quieren estudiar, o que tienen un comportamiento inadecuado, pero es lo lógico en una sociedad que busca el progreso y el bien común. Creo que voy a escribir un artículo sobre todo esto, ya que estoy.

Un saludo, y gracias por pasarte por aquí y participar.